Facebook Twitter Rss

De los berrinches de Javier Corral y el Municipio Libre de Ciudad Juárez

Con nombramientos de fiscales regionales que hiciera el Gobernador Javier Corral, se espera que las investigaciones que se están llevando a cabo, puedan tener como resultado la detención de quienes están convirtiendo nuevamente a la entidad como una de las más peligrosas.

Viernes, 28 de Octubre de 2016

Como es del conocimiento de la ciudadanía, el ex fiscal General Jorge González Nicolás, fue designado como director de Seguridad Pública en la fronteriza Ciudad Juárez, donde el alcalde independiente Armando Cabada, logró el consenso mayoritario del cabildo para que fuera ratificado, pero además, logró ubicar a dos de sus principales apoyos que tuvo aquí en Chihuahua, Pablo Ernesto Rocha Acosta, quien fungía como director de la policía estatal única y a Sergio Almaraz Ortiz, quien fue fiscal de la zona centro, para ocupar los cargos de director de la policía de Juárez y director jurídico de la corporación respectivamente.

El Lic. Jorge Nava López, es el fiscal de la Zona Norte y en su antecedente inmediato anterior, estuvo como responsable del grupo de antisecuestros, bajo las órdenes de González Nicolás.

De tal forma que conoce bien la operatividad de la Fiscalía, además de que cuenta con el apoyo del Gobierno del Estado y seguramente se podrá coordinar de la mejor manera con el que fuera su jefe inmediato.

El punto es que Javier Corral, ha tomado la designación del ex fiscal Jorge Gonzáles Nicolás, como un desacato a sus recomendaciones de no contratar a nadie de primer nivel que provenga de la administración de SU QUERIDO AMIGO Cesar Duarte; concretamente al ex fiscal y Pablo Ernesto Rocha, a quien en una entrevista lo denunciara como quien vendiera la plaza de Chihuahua a un narcotraficante, sin aportar mayores pruebas que solamente su afirmación, ya como gobernador electo.

Tomando en cuenta el número de elementos que tiene bajo su mando Jorge González Nicolás, que pueden llegar alrededor de mil policías y los elementos que tendrá a su cargo el nuevo fiscal de la zona norte Jorge Nava López, que entre agentes del Ministerio Público y de la policía Ministerial, suman menos de 500 elementos, es fácil entender quién controlará a quien en la frontera.

Los desplantes que ha tenido el gobernador Corral con el alcalde Armando Cabada, de no invitarlo en sus primeras giras, evidencia un distanciamiento fuerte entre los dos gobernantes, de una falta de respeto hacia las decisiones tomadas como alcalde, pero además como Ayuntamiento, acordes íntegramente a lo establecido en el artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en lo que se refiera al Municipio Libre.

Los Berrinches que continuamente protagonizaba Javier Corral en las dos cámaras, en su etapa de senador y diputado, deben ser abolidas ya como Gobernador, porque ahora cuenta con los recursos materiales, humanos y aunque escasos pero también económicos
para administrar política y socialmente a Chihuahua, de tal forma
entonces que no tienen ya pretexto para convertir en realidad los
compromisos que estableció con los chihuahuenses en la etapa de campaña.

El grave riesgo que se cierne sobre nuestra entidad en materia de seguridad pública, donde se advierte que puede hacernos regresar a las etapas donde el baño de sangre se presentaba diariamente, es real y requiere de la participación de TODOS, pero principalmente de quienes ostentan la representación de la comunidad.

El nuevo fiscal de la zona centro Carlos Mario Jiménez Holguin, al igual que Jesús Manuel Carrasco Chacón de la Zona Occidente; y Jesús David Flores Carrete como Fiscal de Ejecución de Penas y Medidas Judiciales, cuentan con una reconocida trayectoria y se tiene una plena confianza en sus capacidades, solo les falta demostrar
resultados.

Aquí en Chihuahua capital, lo que se requiere para bajar los niveles de inseguridad y delincuencia, es fortalecer a la policía Municipal preventiva.

El primer eslabón de toda la cadena delictiva, inicia con la prevención.

Un Ayuntamiento que pone a sus policías a vigilar la ciudad y su zona
rural, cuidar a sus ciudadanos y no a escoltar funcionarios o comisionarlos para que cuiden a empresarios y sus familias, registra niveles de delincuencia hacia la baja.

María Eugenia Campos Galván debe exigir de sus policías una mayor vigilancia, una mejor coordinación con las demás policías y sobre todo, un mayor compromiso con la ciudadanía, porque de esto depende la seguridad de todos.

Ojalá y el dialogo no se interrumpa entre Armando Cabada de Juárez y el Gobernador Javier Corral, y eventualmente puedan terminar con una mayor coordinación, que dejen atrás las posturas antagónicas y buscando las coincidencias, por encima de las divergencias, puedan avanzar en el tema de seguridad. Chihuahua lo necesita y nuestras familias lo reclaman.









Acerca del Autor:
  • Ernesto Avíles
  • Missing